"El arte es un paso desde lo visible y conocido, hacia lo desconocido." Kalil Gibran

lunes, 30 de enero de 2012

Castillos en el aire

fantasy art by Patzyar - © All Rights Reserved

La expresión “hacer castillos en el aire” resume un saber popular al que se recurre cuando alguien imagina o sueña algo imposible. Existe un viejo cuento, “el cuento de la lechera”, cuyo significado es similar al de esa expresión. Este cuento ha tenido diferentes versiones a lo largo de los siglos, la primera de ellas parece haber sido una fábula del griego Esopo (s.VI a.C.), sin embargo, a continuación,  adjunto la que hizo Don Juan Manuel en el siglo XIV, porque me parece sumamente rica y bien explícita en su mensaje, con moraleja final en verso incluida.

Lo que sucedió a una mujer que se llamaba doña Truhana:

Otra vez estaba hablando el Conde Lucanor con Patronio de esta manera:
-Patronio, un hombre me ha propuesto una cosa y también me ha dicho la forma de conseguirla. Os aseguro que tiene tantas ventajas que, si con la ayuda de Dios pudiera salir bien, me sería de gran utilidad y provecho, pues los beneficios se ligan unos con otros, de tal forma que al final serán muy grandes.
Y entonces le contó a Patronio cuanto él sabía. Al oírlo Patronio, contestó al conde:
-Señor Conde Lucanor, siempre oí decir que el prudente se atiene a las realidades y desdeña las fantasías, pues muchas veces a quienes viven de ellas les suele ocurrir lo que a doña Truhana.
El conde le preguntó lo que le había pasado a esta.
-Señor conde -dijo Patronio-, había una mujer que se llamaba doña Truhana, que era más pobre que rica, la cual, yendo un día al mercado, llevaba una olla de miel en la cabeza. Mientras iba por el camino, empezó a pensar que vendería la miel y que, con lo que le diesen, compraría una partida de huevos, de los cuales nacerían gallinas, y que luego, con el dinero que le diesen por las gallinas, compraría ovejas, y así fue comprando y vendiendo, siempre con ganancias, hasta que se vio más rica que ninguna de sus vecinas.
»Luego pensó que, siendo tan rica, podría casar bien a sus hijos e hijas, y que iría acompañada por la calle de yernos y nueras y, pensó también que todos comentarían su buena suerte pues había llegado a tener tantos bienes aunque había nacido muy pobre.
Así, pensando en esto, comenzó a reír con mucha alegría por su buena suerte y, riendo, riendo, se dio una palmada en la frente, la olla cayó al suelo y se rompió en mil pedazos. Doña Truhana, cuando vio la olla rota y la miel esparcida por el suelo, empezó a llorar y a lamentarse muy amargamente   porque había perdido todas las riquezas que esperaba obtener de la olla si no se hubiera roto. Así, porque puso toda su confianza en fantasías, no pudo hacer nada de lo que esperaba y deseaba tanto.
Vos, señor conde, si queréis que lo que os dicen y lo que pensáis sean realidad algún día, procurad siempre que se trate de cosas razonables y no fantasías o imaginaciones dudosas y vanas. Y cuando quisiereis iniciar algún negocio, no arriesguéis algo muy vuestro, cuya pérdida os pueda ocasionar dolor, por conseguir un provecho basado tan sólo en la imaginación.
Al conde le agradó mucho esto que le contó Patronio, actuó de acuerdo con la historia y, así, le fue muy bien.
Y como a don Juan le gustó este cuento, lo hizo escribir en este libro y compuso estos versos:


“En realidades ciertas os podéis confiar,
mas de las fantasías os debéis alejar”



8 comentarios:

Común dijo...

Hola!!!
De la expresión sabia y sabia lo que significaba, pero de este cuento y de doña Truhana no sabía que existieran, esta rebueno, gracias por compartir, hoy me voy más culta de tu blog, gracias.

También vengo a recordarte que el día tres se termina la votación….Buena semana y un abrazo de oso.

Patzy dijo...

Hola!!!! Je! A decir verdad, yo tampoco lo sabía!!! Como soy una gran buceadora de la web, buscando curiosidades encontré la historia (en el link que está al pie), y la adjunté a mi trabajo. Gracias por pasar!!! Y sí, ya termna el concurso, nos quedamos ahí, pero conocimos mucha gente nueva y blogs muy interesantes! Está bueno, no hay muchos concursos de este tipo. Nos seguimos viendo en nuestros blogs, adoro viajar por la Argentina, así que un placer visitarte! Saludos!!!!

Manu dijo...

Hola Patzy, gracias por pasar por mi blog.
Al tuyo le he echado un vistazo, además de buenos y bonitos trabajos digitales, les añades reflexivos textos.

Un saludo afectuoso desde Madrid.

Patzy dijo...

Muchas gracias Manu por darte una vuelta por mi espacio! Este concurso nos ha permitido conocer muy buenos blogs que, por mi parte, seguiré visitando...como al tuyo!Un saludo!!!

Rosa Silvestre dijo...

Tengo muy poco tiempo para leer todos los blogs que me gustaría...me ha encantado leer el tuyo hoy, me encanta tu blog y tus dibujos digitales y es que esos textos que ponemos son nuestra fuente de inspiración ¿verdad? yo solo soy una aficionada a esto, ojalá algún día me pueda poner el título de diseñadora digital. Saludos.

Patzy dijo...

Pues de aficionada a diseñadora, ya sabes, estás ahí...Sólo es cuestión de dedicación y apertura a las nuevas posibilidades. Me encanta que te agrade mi espacio, es un placer recibirte por aquí!Cuando quieras alguno de mis diseños para tu blog, ya sabes, te obsequio alguno...Tenía algunos hechos (de hace un tiempo atrás), sobre Jane Eyre!!! Esos te hubieran gustado! je! Un abrazooooo

Pedro Garcia dijo...

Castillos en el aire. Casi todas las instalaciones que expongo parte de una idea absurda, de un castillo, hacer una cascada lija de 10 m de altura y 6m de ancho invertir, bañeras convertidas en acuarios, meter una cascada en un armario. Yo opto por los castillos en aire aunque a veces vaya mi ruina en ellos. De nuevo un saludo Pedro.

Patzy dijo...

Pedro:
Mira que eres particular...has venido a comentar una entrada vieja, con lo cual me he visto en el apuro de releer mi propio post! Jaja! Tampoco puedo asegurarte si hoy, después de casi 2 años, pienso lo mismo que escribí en esta publicación (a decir verdad sólo fue entonces un texto que acompañó mi ilustración, ¿o al revés?)...Ya sabes..."el diablo más sabe por viejo que por diablo"...así que puedo decirte que me encantan los castillos en el aire, y poco me interesa en sostenerlos, los vuelvo a levantar! Ya ves.

Publicar un comentario