"El arte es un paso desde lo visible y conocido, hacia lo desconocido." Kalil Gibran

domingo, 9 de febrero de 2014

Destino, muerte y trascendencia


"Meditaciones" - Ilustración 3D y Photomanipulation by Patzyar - © All Rights Reserved


Dicen que el último horizonte que da sentido a la vida del hombre, la finalidad última o el último escalafón al que nos dirigimos, es el destino; y que a él nos referimos cuando nos preguntamos hacia dónde vamos, o cuando estamos buscando una respuesta a nuestros miedos o incertidumbres. 

Para mí el destino no existiría si no miráramos hacia él, porque en realidad lo conforma nuestro propio andar…el destino no es nada más, ni nada menos, que vivir nuestra vida! Si dejáramos de vivir, dejaríamos de ser, y si ya nos somos, no hay vida, y el destino ahí habría llegado al final su ciclo, habría llegado a la muerte misma. 
El hombre no puede obviar la muerte. Los nihilistas y los materialistas, por ejemplo, plantean justamente a la muerte como destino final; mientras que los creyentes preferimos ver una continuidad del camino…una espacie de destino cíclico, un destino infinito! La religión, en ese sentido, nos otorga consuelo, y en ella, tanto el destino humano como el universal, no alcanzan con sintetizan el final de todo. Si bien el hombre siente la muerte como algo intolerable y que no debería ocurrir, la visión cristiana, por el contrario, hasta la hace parecer un bien deseable o liberador! 
Creo que el hombre se resiste a la muerte no sólo por ella en sí misma o por la degradación que presupone y conlleva, sino por una profunda necesidad de inmortalidad, por el irrefrenable deseo de quedarse para siempre. Y, en tal sentido, se ha inventado otro estado, uno que alivia más que la religión misma, la trascendencia. El hombre de todos los tiempos ha querido trascender para alcanzar su plena felicidad. 
La trascendencia es una búsqueda del bien supremo por medio de virtudes y valores; es ajena al mundo material y pretende obtener una felicidad perenne, una felicidad presente y futura. 
Hoy amanecí pensando en la transcendencia, no en la muerte, sino en lo que vamos dejando o, mejor dicho, amanecí pensando en lo que estamos dejando de dejar! 
Me temo que cada día que pasa la humanidad va cediendo terreno a la muerte, porque está matando los valores y coartando la posibilidad de ir más allá, está creando su destino trágico. 
Hoy no fue un día fácil, fue un día de meditaciones un poco oscuras, incluso, sobre temas a los que uno siempre le esquiva. Pero, convengamos, que si no hacemos este ejercicio…estamos siendo vencidos.


16 comentarios:

Cayetano Gea dijo...

Siempre digo que tenéis mucha suerte los creyentes, porque no os falta ese consuelo necesario para enfrentaros con la incertidumbre del futuro. Yo no pedí ser agnóstico. Me hubiera gustado creer en otra vida después de la muerte, pero mi razón no me deja. Mientras pasa el tiempo, convencidos en que no hay otra vida que ésta, seguiremos empeñados en buscar la trascendencia en esos hijos que se nos parecen, en ese libro que escribimos o en esa semilla que dejamos en nuestros alumnos...
Un saludo.

Patzy dijo...

Cayetano:
Bueno, yo para cubrirme, hago las dos cosas! Creo (de creer) y creo (de crear). Ja! Me falta escribir un libro...y al menos lo compenso un poco publicando mis pensamientos aquí (la literatura no es lo mío, ya sabes!). Gracias por leer a esta humilde improvisada, pero de pensamiento libre. Abrazo!

Rosa dijo...

ciao Patzy, bellissimo il disegno complimenti, quella luce metafisica da il senso di un aldila', che sia un'altra vita o solo la fine, ognuno puo' pensare quello che vuole, certo essere credenti aiuta e conforta come dici anche tu, ma l'importante e' vivere una vita appagante e' lasciare un segno positivo del nostro passaggio, ci ricorderanno per questo, i nostri geni attraverso figli e pronipoti si trasmetteranno, qualcosa di noi rimarra' cque,sparso sulla terra, ciao grazie complimenti per il post molto profondo , ciao buona giornata rosa, baci.)

jaal dijo...

Que trascendente te veo Patzy. Yo creo que eso es bueno. Soy ateo con sólida formación católica y me gusta pensar que algo de nosotros va a trascender, que no todo está perdido.

Un abrazo Patzy.

Patzy dijo...

Rosa:
Ti ringrazio molto per la tua opinione chiara, Rose. E penso che siamo d'accordo su molte cose. Ovviamente siamo preoccupati per lasciare qualcosa su questa terra oppure, altrimenti, non saremmo sempre così occupati a fare le cose. Tutto ciò ha a che fare con la trascendenza. Ti mando un abbraccio.

Patzy dijo...

Jaal:
Bueno, a mí me gusta pensar lo mismo, aunque a veces algunos sucesos de la realidad te superan, y te pega la finitud en pleno rostro! Asi fue mi día de ayer! Hoy estoy mejor. Ja! Gracias, y fuerte abrazo.

Ceo dijo...

Lo de trascender está bueno porque uno crea y se zambulle en eso para olvidarse que en realidad es un condenado a muerte, mientras estás ocupado te olvidas hasta de la edad que acumulaste: Vejez y muerte pasan a un segundísimo plano y yo lo puedo decir porque tengo una vida hecha, ya estoy en las gateras y en cualquier momento suena la campana de largada hacia el más allá ¡NO ME IMPORTA! Me reí lo suficiente en esta vida.
Abrazo, Patzy!!

Patzy dijo...

Ceo:
Jajaja! Si, ya sé que te tomás la vida con mucho humor, está bieeeen! Sobre todo si sos habitante de nuestro querido país! Tal vez, para tu sorpresa, el reirte tanto haga que seas el que más resista! Y nos vamos primero los que nos lamentamos. Vamo´viejo nomás! (estaMOS en la gatera!). Gracias por visita, y abrazooooo

Pedro Garcia dijo...

Pensando que vivir es un hecho fortuito y biológico, como pienso, la verdad es que no tiene más sentido que el que construyamos. Yo tan sólo espero tener diez minutos antes de morir para ver si le encuentro sentido a mi vida, no a la vida, más sabiendo que será ese el válido pues será el último.
El destino descartado por tanto, todavía creo que esta vida es mía.
La muerte segura, es un hecho implacable y quizás no dejamos de ser naturaleza hasta que no podamos decidirla y procuremos evitarla como un animal cualquiera.
La transcendencia espero que no sea obligatoria y aquello que haces por transcender posiblemente lo hagas por vanidad; por otra parte la memoria de los hombres es frágil; ¿te acuerdas de los nombres de tus bisabuelos?, quizás si, aunque sean ocho, pero afecto no les has tenido a ninguno. Por favor no nos remontemos más atrás. Y si tienes suerte la historia te guarda como guardó a Julio César o a Madamme Curie, pero quién guarda la historia.
Luego ya lo hombres se reinventarán una vez más, con estos valores o con otros, que los nuestros no han de ser necesariamente bueno. De todos modos se estima que una especie animal, como la nuestra, tiene una vida media de un millón, quizás dos millones sobre la tierra, nada más.
Mientras tanto hemos vivido y tú, por suerte tienes a Dios que seguro no es mala gente. Un saludo Pedro y el vacío seguro que también es buena gente.

Patzy dijo...

Pedro:
Tremenda declaración! Vamos por parte...yo, esos diez minutos que tú esperas, los he venido teniendo distribuidos a lo largo de mi vida Siempre trato de encontrar los sentidos de las cosas y, con más razón, si se trata de mi propia vida, es un planteamiento habitual en mí. No me gusta dejar todo para el final, porque, además, permiteme decirte que es poco probable que tengas esos diez minutos con el ritmo que se lleva hoy. Y cuando me referí al destino, lo hacía respecto del sentido ineludible...el de la muerte, el del fin de ciclo...lo que hagas tú en el camino, obvio que es de tu propiedad y decisión.
La trascendencia no creo que sea premeditada, o al menos no me refería ha dejar un legado planificado, coincido contigo. Pero, sin embargo, tus herederos recordarán tus peces naranjas, una idea tuya, una expresión tuya...y ya has dejado algo que te hará presente cuando tú no estés! Esa es tu trascendencia...el no haber pasado sin más...Finalmente, sí, tengo a Dios, pero también sé que lo tengo porque lo necesito...que no ha venido por su cuenta hacia mí, sino que yo lo traje, le di un lugar...lo que luce como un misticismo a medias...para mí es innegable la participación del hombre en su fe...yo creo porque necesito creer, y esa fuerza es la que ayuda, y está dentro de mí.
Un gran abrazo y, como siempre, un lujo tus discurrires.

EriKa Napoletano dijo...

Bellissimo lavoro, cara Patzy. Sei bravissima...complimenti!!!!!!

Patzy dijo...

Erika:
Un´altra volta, grazie! Ed un altro abbraccio per te!

rodolfo pace dijo...

La muerte es inevitable, y para los no necesariamente creyentes la trascendencia es una excusa.
Hasta un diminuto caracol deja una tímida huella en la arena de la vida.
Le confieso, algunas de sus palabras me preocupan, a veces no se diferenciar entre un tema mordaz disparado para segregar conciencia y una declaración desesperada.
Perdón por los silencios.
Abrazo!!!

Patzy dijo...

Rodo:
No te asustes...es, exactamente, "un tema mordaz disparado para segregar conciencia"! Jajaj Me gustó mucho toda esa frase! Gracias por tu visita, y los grandes silencios, en tu caso, significan después una catarata de sitios nuevos para descubrir en tu blog, así que me gusta esa espera. Un abrazo!

XXXX dijo...

Me ha encantado esa ilustración.

Patzy dijo...

XXXX (Jordi)
Muchas gracias, Jordi! He visitado tu blog para saber quien estaba detrás de las cuatro X y me he llevado una sorpresa. Menudo blog! Te leeré con más detenimiento, y te agradezco el elogio a mi trabajo, y la visita. Un abrazo!

Publicar un comentario