"El arte es un paso desde lo visible y conocido, hacia lo desconocido." Kalil Gibran

lunes, 23 de septiembre de 2013

Una cuestión de poderes

"La fuerza" - 3D digital art by Patzyar - © All Rights Reserved

Hace pocos días leí un artículo de un psicólogo madrileño titulado “Micromachismos”, en el que éste planteaba algo así como una serie de subterfugios a los que acuden algunos hombres autoproclamados “progre” que, solapadamente, siguen resistiéndose, a pesar de lo que dicen,  a renunciar a los códigos machistas con los que han sido criados. “Es un aporte realizado desde la convicción que los varones no debemos anclarnos en lo ya conseguido ni sobrevalorarlo, que junto a nuestros deseos de cambio también hay resistencias, que la autocomplacencia es mala consejera, que es necesario ver los no-cambios que existen dentro del proceso de cambio. Y que la igualdad real solo es posible si los varones detectamos y desactivamos todos los obstáculos y resistencias –grandes y pequeños, propios y sociales, cotidianos o no- que se oponen a ella”.
Es muy interesante porque nosotras, las mujeres, lo vivimos día tras día en muchísimas situaciones, y que una persona del sexo opuesto pueda, no sólo verlo sino, además,  plantearlo y criticarlo es digno de destacar.
Cuántas veces  habremos escuchado nosotras que el hombre que llega a casa del trabajo dice estar demasiado cansado pero, sin embargo, suele hacerse tiempo para sentarse dos horas frente al ordenador, mientras nosotras nos ocupamos de los chicos, la cena, la limpieza, la plancha, etc, etc? O cuántas otras sentimos como “naturalizadas” esas actividades hogareñas de hacedoras de la cosas,  escuchando los “yo no sé” como justificativos de la otra parte que se convierte en un mero observador de la multiplicidad de tareas que debemos afrontar a nuestro regreso de la oficina?  O no nos mandan a “lavar los platos” si manejamos mal un automóvil, o nos consideran demasiado torpes para realizar algunas cuentas de la administración del hogar?
Afirma este especialista que los efectos que esta categoría de “micomachistas” produce sobre las mujeres van desde un sobreesfuerzo psicológico o la inhibición del poder personal y de la lucidez mental, hasta el deterioro de la autoestima, la irritabilidad y la culpabilización.  Vaya! Ahí estaba “la madre del borrego”. Mira de donde viene eso de ser tan “culposas”!
De todas formas, y con el perdón del autor del trabajo, cabe mencionar, para ser justos, que nosotras hacemos lo mismo…O quién se ha animado a estrujarse los dedos tratando de descorchar una botella de champán si hay un hombre presente? O ensuciarse las manos cambiando un cuerito de la canilla que pierde? O tirarse al suelo para reemplazar una cubierta del auto que se ha pinchado?
Vamos! Que ya que uno de ellos se ha animado…no seamos hipócritas! Que venimos repartidos en esto de los “micromachistas” y, le agregaría, las “microfeministas”, no?
Dicen que la violencia de género es una pirámide en cuyo extremo superior están los asesinatos, por debajo de ellos el maltrato, pero en la base estarían estos “micro” que guardan relación con el control, las negaciones,  el chantaje emocional, los insultos o la delegación de responsabilidades.
A estas alturas, y con tanta confusión, me atrevería a decir que es “un poco y un poco”, que muchas veces “la culpa no es del chancho sino del que le da de comer”, y que si hablamos de los casos intermedios (porque todos los extremos son malos), de ambos lados ofrecemos algunas resistencias.

Y sí, lograr el punto medio no es fácil, pero así como detectamos que algunos hombres despliegan “hábiles artes, comportamientos sutiles o insidiosos, reiterativos y casi invisibles, no tanto para sojuzgar sino para oponerse al cambio femenino”, muchas de nosotras también nos cebamos en su fortaleza física o emocional, y les largamos algunas responsabilidades alegando el mismísimo “yo no puedo, o yo no sé”, con tal de no saltarnos el esmalte de las uñas recién pintadas. O no?

16 comentarios:

Tiziano dijo...

Ciao Patzy stupenda elaborazione
un abbraccio

Tiziano.

Patzy dijo...

Tiziano:
Grazie, amico mio! Sai che é un piacere leggerti sempre. Grande abbraccio.

Guard. del Faro dijo...

Buonasera Patzy,
come sempre i tuoi disegni sono bellissimi e gli articoli molto interessanti, peccato che non ho potuto capire tutto in pieno, perché la traduzione che dà il traduttore on line è un po' approssimativa.
Un caro saluto e a rileggerci presto!

Patzy dijo...

Guardiano:
Ciao Guardiano! E lo so che non é facile per te capire quello che scrivo, ma ti ringrazio lo stesso la tua visita al mio spazio e le lode al mio lavoro. Grande abbraccio!

Ceo dijo...

Había empezado a leer y ...¡Epa!, ya estábamos perdiendo de entrada, menos mal que llegó el empate, ecuanimidad en el marcador, me gustó eso!!
Abrazo con brío!!

Patzy dijo...

Ceo:
Jaja! Estaba segura que atraparía a alguno de mis lectores hombres con las primeras líneas!!! Sorpresa, caíste vos! Jaja! Viste? Soy feminista, pero no hipócrita. Gracias por pasar!!! Un fuerte abrazo.

Cayetano dijo...

Hoy no tiene disculpa que el hombre no se encargue de las cosas de la casa si los dos trabajan.
Aclaro esto: si el hombre es el que no trabaja debe encargarse de la casa. Y viceversa.
La imagen es muy sugerente y tiene varias lecturas.
Un saludo.

Rosa dijo...

ciao Patzy, complimenti, molto bello e suggestivo il tuo disegno, la societa' e' sempre stata un po' maschilista, bisognerebbe sfatare alcuni miti e dare maggiore importanza al lavoro che fanno le donne,in casa e fuori casa, non finisce mai, ciao grazie baci rosa a presto, buona serata.)

Patzy dijo...

Cayetano:
La verdad es que hoy, para la mujer que trabaja, se le ha hecho muy pesada la carga del hogar si el hombre no colabora. Muchas veces nosotras, las madres, criamos a nuestros hijos varones sin enseñarles que la cosa ha cambiado, y que es necesario "colaborar" en el hogar. después, lamentablemente, terminan pagando la consecuencia pagando caro con sus propias parejas, porque las jóvenes de hoy son, en este aspecto, mucho menos tolerantes que nosotras, las más viejitas. El trabajo en la casa debe compartirse, y si uno no trabaja, será el que mayores actividades deberá realizar en el hogar. Coincido. Saludos, Cayetano, y gracias por pasar.

rodolfo pace dijo...

Apropiándome de la frase mas clásica de los escribanos, doy fe a cerca que la suma algebraica de miles de "micros" terminan convirtiéndose en un terrorífico monstruo marino que se devora ideas preestablecidas,sueños, logros, proyectos.
Contundente la imagen que presenta el tema.
Abrazo fuerte y primaveral.

Patzy dijo...

Rosa:
Ciao Rosa! E sì, le donne si sono evoluti in molti modi, ma l'evoluzione, in molti altri, è stato sovraccaricato di responsabilità, ed a volte è troppo. C´é bisogno di condividere le attività nella società moderna, dobbiamo capire. Ti mando un grande abbraccio, e grazie per la tua visita!

Patzy dijo...

Rodo:
Hola! Feliz primavera! Jeje...Me gustó mucho lo de la "suma algebraica de los micros"...hay algunas operaciones matemáticas, después de todo, que nos convendría aplicar en la vida misma, ya veo. Gracias por tu visita, y abrazo de nueva estación.

Anónimo dijo...

Muy hermosa tu coleccion tu Amigo Vicente Juan de arteyfotografia.com.ar si te interesa puedes ver mi blog http://jhvi655.blogspot.se/ saludos

Patzy dijo...

Anónimo:
Hola Vicente!!!! Qué alegría recibir tu visita! Hacía mucho que no te leía. Con mucho gusto pasaré por tu blog. Te agradezco la visita y el elogio. Gran abrazo!

ANTONIO CAMPILLO dijo...

Pues…, sí, Patzy. ¿A qué engañarse? Las labores del hogar son un caballo de Troya que puede destruir por sorpresa a una pareja. Los movimientos feministas son reiterativos con estas pequeñas cuestiones que se convierten en gigantescas cuando se convive. Sin embargo, se solicita ayuda en otras pequeñas chapuzas tan necesarias como fregar o planchar. Alcanzar la justa medida del trabajo casero, además del que se realiza profesionalmente, es tan sencillo como realizar en cualquier momento lo necesario sin responsabilizar a uno u otro de quién debe realizarlo. Simplemente se debe conseguir lo mismo que se consigue cuando se practica sexo: ambos están de acuerdo en todo y realizan todo lo que para ambos es placentero. Imponer trabajos específicos, justificar el victimismo o potenciarlo, nos conduce inexorablemente a la discusión y mal humos, al machismo soterrado por parte del hombre y de la mujer. Quienes, como este articulista, escriben acerca de estos hechos deben considerar en la cúspide de la pirámide de su alegato que la convivencia diaria es complejísima y dificilísima en todos los aspectos, incluyendo el sexo. Cuando esto lo hemos asumido, las pequeñeces cotidianas nunca herirán a ninguno de los dos. El trabajo artístico, como siempre, exquisito.

Un fuerte abrazo, querida Patzy.

Patzy dijo...

Antonio:
Es tan difícil eso de "compartir", verdad? No es algo "natural" en las personas, me refiero a que se aprende, y se aprende "sobre la marcha"! Porque no hay nada, en ese sentido, que puedan decirte en tu casa (aunque el modelo ayuda, claro!), que luego haga que reacciones de la manera adecuada cuando, finalmente, te toque convivir. Reconozco que es difícil, pero así también emocionante. Descubriendo al otro, te descubres tú también. Y se hace tan bonito ceder en algunas cosas o, por el contrario, presenciar como el otro cede por ti. No debe haber ninguna muestra de amor más maravillosa, que darte cuenta que tu pareja está haciendo algo tal vez muy contrario a sí mismo, sólo porque sabe que eso es lo que te complace a tí! Eso es entrega y, muchas veces, nosotros mismos, por el mismo amor en sentido inverso, no le aceptamos el sacrificio. Un gran abrazo, y otra vez gracias por tus comentarios y visita.

Publicar un comentario