"El arte es un paso desde lo visible y conocido, hacia lo desconocido." Kalil Gibran

viernes, 17 de agosto de 2012

Personajes alados

Digital art by Patzyar - © All Rights Reserved

Los ángeles son seres de naturaleza espiritual, creados por Dios, que no pueden ser vistos ni captados por los sentidos, inmortales, dotados de inteligencia y voluntad. Dicen que los ángeles son mencionados por lo menos cien veces en el Antiguo Testamento y más de ciento sesenta veces en el Nuevo Testamento.
Estos seres de Dios no tienen cuerpo, son espíritus puros, es decir que no tienen forma, ni espacio, ni cualidades físicas, aunque nuestra mente humana necesitó de todo ello para poder imaginarlos o pintarlos. Justamente fue el arte religioso del siglo IV el que los representó con forma o figura humana y, más tarde, por el siglo V, se les añadieron alas que simbolizaban la prontitud con que llevaban a cabo la voluntad divina. Su misión, entonces, en el campo de la religión, es la de amar y servir a Dios, ser sus mensajeros, cuidar y ayudar a los hombres.
Por otra parte, de la mitología antigua, también nos llega un gran número de seres alados, Tanto de naturaleza bondadosa como maligna: dragones, arpías, esfinges, estirges, aves fénix, gorgonas, grifos e hipogrifos, maticoras, quimeras. roc, sílfides, wyverns, etc. Sin lugar a dudas, del acerbo de nuestra infancia, nos viene rápido a la memoria la figura del Pegaso de la mitología griega, ese ser que nació de la sangre derramada por Medusa cuando Perseo le cortó la cabeza. A Pegaso suele representárselo en blanco o negro, y tiene dos alas que le permiten volar, y una característica de su vuelo es que cuando lo realiza, mueve las patas como si en realidad estuviera corriendo por el aire. Este corcel alado, de naturaleza mágica, inteligente, bondadoso, salvaje y tímido, sólo podía ser domado por jinetes de buen corazón y, por ende, solía transportar sobre su lomo a los príncipes y héroes de los cuentos contados por nuestros abuelos.
Pero para nosotros, los humanos, hacer referencia a ellos nos lleva, indefectiblemente, a tratar un tema que nuestra experiencia ignora, es decir, a dejar volar nuestra imaginación, y de la misma manera que muchos de nosotros no nos atrevemos a rechazar taxativamente la existencia de seres extraterrestres, tampoco solemos trasladar de lleno al campo del "mito" a todos estos seres tan importantes para nuestra vida religiosa y fantástica. Por eso no es extraño que muchos investigadores, incluso, vinculen la vida angélica, por ejemplo, con la existencia de seres de otros planetas, asociando las esculturas o pinturas antiguas con la probable presencia de estos personajes en la antigüedad. Los avances científicos y tecnológicos, los grandes e interminables descubrimientos de la historia, nos ha ido preparando para aceptar que en la majestuosidad del universo no sería ya utópico pensar que somos únicos y exclusivos. Y así, de la nueva lectura de las antiguas escrituras, hay quienes van deduciendo, por ejemplo, que del relato un Ezequiel (1:4-24), puede inferirse un avistamiento de ovnis, y a pesar de que ese relato, como tantos otros, sea personificado por figuras angélicas, ya no resulta tan alocado vincular esas manifestaciones de tipo espiritual o de “seres de luz y alados”, con probables avistamientos de OVNIS o seres de otros planetas. Y la magia continúa, porque muchos astronautas han señalado haber vistos luces que en algún tramo de su viaje los acompañaron y que, al parecer, presentaban un movimiento “inteligente y bien dirigido”, diferente de los destellos producidos por meteoritos u otros fenómenos similares.
Así nace esta magia, de luces y de alas, que en el arte y en la fantasía nos acompaña y nos acompañará hasta que quizás, algún día, alcancemos la verdad, esa verdad que parecemos estar buscando siempre, eternamente, y que, ojalá, de conocerla, no nos haga perder esta sensación tan cálida de sentirnos acompañados y guiados en nuestros caminos más difíciles.

4 comentarios:

rodolfo pace dijo...

Creo que tanto los ángeles como otras figuras representativas de credos y religiones tienen mucho que ver con nuestra necesidad de construir espacios de contención para nuestras desesperaciones.
Una vez más gracias por el espacio de pensamiento que propones en tu mundo creativo.

Patzy dijo...

Gracias a vos, Rodo, por estar siempre presente en estos vuelos con "anclaje" que propongo a veces. ¿Qué se concibe primero: una obra creativa o el pensamiento que representa? Para un artista es muy dificil de discernir, ya te lo he mencionado antes Y este es mi juego aquí...gracias otra vez por tu compañía. Un abrazooooo

Cayetano dijo...

Yo no sé si existen los ángeles, pero necesitamos de la imaginación para no ahogarnos en este lodazal cotidiano.
Un poco de mitología siempre viene bien.
Un saludo.

Patzy dijo...

Yo no sé si existen...pero tengo el mío!!! je! Sobrevivimos como podemos, y la fantasía, la fe, la conciencia de nuestra finitud, no nos hace sentir tan solitos. Un abrazooooo, Cayetano, y gracias por tu visita!

Publicar un comentario