"El arte es un paso desde lo visible y conocido, hacia lo desconocido." Kalil Gibran

miércoles, 1 de agosto de 2012

La imaginación de Tchaikovsky

Fantasy art by Patzyar - © All Rights Reserved

De la música de Piotr I. Tchaikovsky se dice que está repleta de riquísimas  melodías, muy apropiadas para la danza, y que él mismo, fue el más admirado compositor de música de ballet que la tradición clásica haya generado ¿Pero qué es lo que contribuye para que El lago de los cisnes sea el ballet más apreciado de todos los tiempos? Probablemente se deba a que su hechizante historia recorre toda una gama de emociones humanas, acompañadas de una música sumamente bella y agradable de escuchar. El lago de los cisnes nació por encargo de la Dirección Imperial de los Teatros de Moscú, y para ese trabajo Tchaikovsky empleó una música que había compuesto para sus sobrinos, los hijos de su hermana Alexandra Davidova. La composición  es de una variedad y sutileza remarcables, con una coherencia y una progresión que acompañan la acción dramática hasta alcanzar una fuerza trágica, totalmente original para la época. Justamente son los ballets de Tchaikovsky los que sintetizan el primer intento de utilizar la música dramática para danza. El estreno de El lago de los cisnes, en cuatro actos, tuvo lugar en el Teatro Bolshoi de Moscú, el 4 de marzo de 1877.  Tchaikovsky aceptó el proyecto de componer la música de ballet (cosa que nunca antes había hecho según él mismo escribiera en una carta a su amigo Korsacov), porque “necesitaba dinero, y hacía tiempo que deseaba tratar de componer música de ese tipo”. Sin embargo, en su estreno, la obra resultó un fracaso, y el compositor decidió no escribir más música para ballet hasta 1890, cuando La bella durmiente del bosque subió a la escena del Teatro Mariinsky de San Petersburgo, y dos años más tarde sucedió lo mismo con  Cascanueces, su último ballet, y ambas con un éxito instantáneo, ocupando un lugar importante en la historia de la danza clásica desde entonces. Finalmente, años más tarde, se hizo justicia, y el 15 de enero de 1895 con la nueva coreografía de Marius Petipa y de Lev Ivanov esta obra logró un gran éxito en el Teatro Mariinsky de San Petersburgo.
Es difícil constatar cuántas versiones de este ballet han sido creadas hasta el presente, o cuántas existen activas en repertorios de compañías de la actualidad, pero las que más éxitos obtienen se derivan del montaje realizado por Petipa/Ivanov en 1895.
Personalmente: siempre me ha gustado la historia de "El lago de los cisnes", porque la obra transcurre entre el amor y la magia, y en sus cuadros se produce la eterna lucha entre el bien y el mal. La protagonizan el príncipe Sigfrido, enamorado de Odette, joven convertida en cisne por el hechizo del malvado Von Rothbart y Odile, el cisne negro, hija del brujo.
En la definición que hace Wikipedia de esta obra, hay una sección adicional en la que se detalla y sorprende el extenso uso que se ha hecho de ella en el cine, por ejemplo:

  • La última película dirigida por Darren Aronofsky, protagonizada por Natalie Portman, “El Cisne negro” (2011), está ambientada en una compañía que presenta este ballet.
  • En el final de la película “Billy Elliot”, del año 2000, el protagonista aparece bailando “El lago de los cisnes” en la versión del coreógrafo Matthew Bourne.
  • En la película “Scoop”, dirigida por Woody Allen (2006), puede oírse la danza de los pequeños cisnes al principio de la película y repetidamente durante todo el filme.
  • En la película de Ken Russell “The Music Lovers” (1970), el propio Tchaikovsky, interpretado por el actor Richard Chamberlain, asiste personalmente a una representación de “El lago de los cisnes”.
  • La música que puede oírse en los créditos iniciales de la película “Drácula”, del año 1931, es un extracto del lago de los cisnes, que también se usó posteriormente, en 1932, para otra película de terror, “La momia”.
  • En la película titulada “Ana Karenina” (con dirección de Bernard Rose y con Sophie Marceau), pueden oírse numerosos fragmentos del lago de los cisnes.
  • En la película “El puente de Waterloo” (1940), la protagonista (una bailarina de ballet interpretada por Vivien Leigh ) aparece bailando un fragmento de “El lago de los cisnes”, caracterizada como el cisne blanco.

2 comentarios:

Rosa Silvestre dijo...

Qué preciosa entrada Patzy, me gusta Tchaikovsky, incluso hace poco me di cuenta de que hay un vídeo en youtube con el ballet completo y decidí verlo aunque no lo terminé por es demasiado largo.Es bonita la imagen que has hecho, como el cuerpo de la mujer toma la forma de el cisne.

Patzy dijo...

Gracias Rosita!!! Absolutamente imaginable que a una romántica como tú le guste Tchaikosky! Je! Te agradezco como siempre tu visita y comentarios, y es un verdadero honor que te agrade mi trabajo. Abrazo amiga!

Publicar un comentario