"El arte es un paso desde lo visible y conocido, hacia lo desconocido." Kalil Gibran

sábado, 11 de abril de 2015

Ilustrando...

"Nuestra Señora de París", de Gérard de Nerval


"Las gárgolas" - Ilustración 3D y Fotomontaje by patzyar
© All Rights Reserved

"Notre-Dame est bien vieille : on la verra peut-être
Enterrer cependant Paris qu'elle a vu naître ;
Mais, dans quelque mille ans, le Temps fera broncher
Comme un loup fait un boeuf, cette carcasse lourde,
Tordra ses nerfs de fer, et puis d'une dent sourde
Rongera tristement ses vieux os de rocher !

Bien des hommes, de tous les pays de la terre
Viendront, pour contempler cette ruine austère,
Rêveurs, et relisant le livre de Victor :
- Alors ils croiront voir la vieille basilique,
Toute ainsi qu'elle était, puissante et magnifique,
Se lever devant eux comme l'ombre d'un mort !"


"Aunque Nuestra Señora es muy vieja, es posible
que algún día sepulte a ese mismo París
que ella ha visto nacer; pero cuando transcurran
más o menos mil años, podrá el tiempo abatirla,
como un lobo derriba hasta a un buey, y torcer
esos nervios de hierro, y roer con sus dientes
tristemente su antigua osamenta de roca.

Para entonces vendrán gentes de todo el mundo
para así contemplar esas ruinas austeras,
releyendo abstraídas la novela de Víctor...
Y la antigua basílica creerán estar viendo,
poderosa y magnífica, como fue tiempo atrás
que se yergue cual sombra de una muerta a sus ojos."
Gérard de Nerval


Gérard de Nerval (1808 – 1855) era el seudónimo literario del poeta, ensayista y traductor francés Gérard Labrunie, el más esencialmente romántico de los poetas franceses.
Nació en Paris. La muerte de su madre, cuando aún era un niño, marcó no solo su vida sino también su obra. Gérard fue educado por su tío abuelo en la campiña de Valois, donde durante las vacaciones escribió su libro Canciones y leyendas de Valois.
En 1826-1827 tradujo del alemán el Fausto, lo que propició el conocimiento de Friedrich Schiller y Heinrich Heine, con el cual inició una amistad y del que tradujo poemas. Ejerció diversos trabajos: periodista, aprendiz de imprenta, ayudante de notario. Escribió varias obras dramáticas en colaboración con Alexandre Dumas, además de ser gran amigo de Théophile Gautier (con el cual se reunía en el «club de los hachisianos») y Victor Hugo.
En 1835 se instaló en casa del pintor Camille Rogier, en donde se reunía el grupo romántico, y fundó Monde dramatique, revista lujosa en la que gastó todo su dinero; la vendió en 1836. Se inició entonces en el periodismo; estuvo en Bélgica con Gautier durante tres meses; al finalizar el año, firmó por vez primera como «Gérard de Nerval» en Le Figaro.
En 1837, al escribir la ópera cómica Piquillo, conoció a la actriz y cantante Jenny Colon, por la que sintió una atracción fatal, y a quien dedicó un culto idólatra. Volvió a verla en 1840, antes de su muerte en 1842, que lo trastornó. En el verano de 1838, viajó a Alemania, su destino soñado, con Dumas. En noviembre fue a Viena, donde conoció a la pianista Marie Pleyel.
Primera crisis de locura: el 23 de febrero de 1841. Lo cuidó Marie de Sainte-Colombe, de la casa de salud Sainte-Colombe (fundada en 1785). El día 1 de marzo, Jules Janin publicó un artículo necrológico sobre él, en Les Débats (lo que le dolió mucho). Tuvo una segunda crisis el 21 marzo, y lo internaron en la clínica del doctor Blanche.
A finales de 1842, Nerval fue a Oriente. Los reportajes que hizo los publicó en 1844, y los reunió en Voyage en Orient (1851]). En Siria estuvo a punto de casarse con la hija de un jeque y en Beirut se enamoró de la muchacha drusa Salerna. Por el norte de África, en El Cairo, compró una esclava javanesa. Su salud se vio deteriorada al parecer por estos exóticos viajes.
Siguió luego su continuo peregrinar. Entre 1844 y 1847, Nerval viajó a Bélgica, los Países-Bajos y Londres, donde conoció a Dickens.
En la bohemia parisina se convirtió en una persona extravagante, como partido en dos, escindido de sí mismo: la realidad y el otro lado. Todo esto se refleja en la continua tensión de contrarios que manifiesta su obra. Vivió en la miseria, pero escribió sus obras maestras: Les Filles du feu, Aurélia ou le rêve et la vie''.
Gérard de Nerval fue durante toda su vida un espíritu atormentado, que en los últimos años de su vida, los más fecundos, sufrió graves trastornos nerviosos, depresión,sonambulismo y esquizofrenia, lo que lo llevó a temporadas en varios hospitales psiquiátricos, en donde, lejos de curarse, aumentaba su locura leyendo libros de ocultismo,cábala y magia, pero también escribiendo. Una de las situaciones que provocó su internamiento fue el pasear a una langosta con una cinta azul.
Tales sucesos, unidos a sus problemas económicos, lo llevaron a suicidarse ahorcándose de una farola en rue de la Vieille-Lanterne, de París, en 1855. Lo hizo para «librar su alma» en la calle más oscura que pudo encontrar.
Este trágico evento inspiró una litografía de Gustave Doré, quizás la mejor de su obra. Está enterrado en el famoso cementerio parisino de Père-Lachaise.
Dejó una obra no muy extensa pero aquilatada y misteriosa que, a pesar de su carácter atormentado, refleja fielmente las inquietudes del alma humana.
Entre sus libros capitales se cuenta Viaje a Oriente (1851); allí relata las leyendas oídas por los caminos durante sus viajes.
Les Illuminés, ou les precurseurs du socialisme (1852) fue una colección de relatos y retratos en la que habla sobre Nicolás Edme Restif de la Bretonne, Cagliostro y otros. Las hijas del fuego (1854) es una galería de retratos femeninos en los que invoca el amor.
Aurelia (1855) es un clásico de nuestro tiempo que influyó grandemente a los surrealistas. El autor nos narra aquí su particular viaje vital del brazo de la locura, que es al mismo tiempo la primera mirada moderna a esas profundidades.
Su poemario Las quimeras (1854) contiene el célebre soneto «El desdichado». En uno de sus últimos poemas, «Epitafio», ya intuyó su inminente muerte:
"A ratos vivo alegre igual que un lirón este poeta loco, amador e indolente, y otras veces sombrío cual Clitandro doliente... cierto día una mano llamó a su habitación. ¡Era la muerte! Entonces él suspiró: "Señora, dejadme urdir las rimas de mi último soneto". Después cerró los ojos -acaso un poco inquieto ante el frío enigma -para aguardar su hora... Dicen que fue holgazán, errátil e ilusorio, que dejaba secar la tinta en su escritorio. Lo quiso saber todo y al final nada ha sabido. Y una noche de invierno, cansado de la vida, dejó escapar el alma de la carne podrida y se fue preguntando: ¿Para qué habré venido?"
Debajo de un pequeño retrato suyo, Gérard de Nerval escribió: «Je suis l'autre».
Ejerció posteriormente influencia sobre Marcel Proust, René Daumal y Antonin Artaud. Proust leyó profundamente su obra; y algo de la sonoridad de Nerval se oye en su Recherche. Los surrealistas nunca lo olvidaron. (Fuente Wikipedia)

16 comentarios:

Cayetano Gea dijo...

La historia y la literatura se encargaron de inmortalizar -más, si cabe- esta joya arquitectónica.
Un abrazo.

Patzy dijo...

Cayetano:
Estoy emocionada porque, entre otras muchísimas ciudades (belgas, francesas e italianas), conoceré, por fin, París. Nunca he estado por allí, Italia siempre estuvo en mi destino, así que esta vez, conoceré Notre Dame! Eso espero! Seguramente pensaré que, al fin y al cabo, el arte no le hizo suficiente justicia. Jaja. Saludos, y gracias.

Tiziano dijo...

Ciao cara amica,
passo per augurarti un buon pomeriggio domenicale
un abbraccio da Tiziano

Rodolfo Pace dijo...

Mucho me alegra saber que preparas un gran viaje, eso implica aunque no necesariamente que las causas del silencio se van superando o se superaron y eso me alegra aún mucho más.
Nada puedo decir más que desearte buena vida, buenos pensamientos y buen sentir, son tan solo deseos, pero sinceros en la distancia.
Excelente material has elegido y el arte que lo nutre lo magnifica.
Gracias, abrazo y lo mejor para tu vida.

Monika + Bente dijo...

Usted muestra un trabajo muy emocionante!
Saludos desde Alemania - Monika

Patzy dijo...

Rodo:
Se van superando...y en realidad es eso lo que relativiza la fecha del viaje, de lo contrario ya estaría armando las valijas. Pero sabés: la salud está primero, y si no es ahora, será en septiembre, o cuando se pueda. Gracias por tus buenos deseos, aunque no lo hubiera escrito, sabía que los tendrías, es una cuestión de estar hecho de "buena madera"! Te mando un gran abrazo, y gracias!!!

Patzy dijo...

Mónica:
Danke, Monica! Ich war auf meinem Blog, und ich freue außergewöhnliche Fotografie, herzlichen Glückwunsch. Große Umarmung von Argentinien.

Dirk Rosin dijo...

supert !

Patzy dijo...

Dirk:
Thank you, Dirk! For your visit and comment. Best regards.

Ceo dijo...

Sumamente interesante la reseña de la vida del poeta romántico Gérard de Nerval, una clase de tipo que cayó a este mundo, perplejo por lo que veía y sin poder acomodarse nunca por lo incómodo y contradictorio que su lucidez le mostraba. El dibujo que abre el post lo ilustra muy bien!! Patzy estás por hacer o ya hiciste el viaje a París? Espero que cuentes tu experiencia en el blog con tu habitual profundidad!!
Abrazo, Patzy!!

Patzy dijo...

CEO:
Estoy por...
No sé si voy a contar algo en el blog...En el otro, el de Italia, seguro, porque voy "mita y mita", Francia-Italia...Lo que sin dudas haré, será manipular las fotos que saque...je! Para mi el photoshop forma parte del juego, y algo de eso aparecerá por aquí.Ya te contaré. Enorme abrazo.

Obat Kolesistitis Kronis atau Akut dijo...

Vi tu artículo muy original en absoluto, me encanta cuando la lectura no es aburrido y también su muy buen diseño blog. Gracias por darle una nueva inspiración para mí. hasta luego Obat Kolesistitis Kronis

Monika + Bente dijo...

Very imaginative - like me!

Greetings - Monika

Patzy dijo...

Monika:
Danke für Ihren Besuch und das Lob für meine Arbeit. Grüße !!!

PieL dijo...

Llegué saltando a tu blog
si no te importa me quedo, preciso y precioso trabajo
saludos
María

Patzy dijo...

Piel:
Gracias por haber "saltado" hasta aquí! Quédate cuanto gustes! No ando mucho por el blog últimamente...me he tomado unas mini vacaciones porque ando con ganas de cambios...pero siempre leo los comentarios. Un abrazo.

Publicar un comentario